Saltar al contenido

A Veces La Musica Tiene Licencia Vanesa Martin

Tú y lo que quieres ser. Un mundo de posibilidades. En ocasiones la música tiene licencia, licencia para dolerte por dentro,para acariciarte el alma. Me he enamorado profunda y salvajemente.Es despiadado porque por un lado siento que es lo mejor que me pasó en mi vida y por otro que es un cobrizo. Es fantástico pensar que después de algunos descalabros uno prosigue poniéndose tontito con alguien. Y digo “con alguien” porque estar enamorado quiere decir que sólo disfrutas un individuo.

Lo bueno de la soltería es que tu corazón es solo tuyo. Puedes ofrecer otras cosas sin miedo y gozar de lo que ocurre sin que te hagan daño. Es la situación especial. Piensas en ti y no dejas que nada te rompa. Tienes cuidado y disfrutas de cada día.

Letra: Arráncame

Piensas en ti y en lo que deseas, y tienes un montón de tiempo para gastar en tus tonterías. Además es más fácil estimar al mundo entero. La multitud mola mucho más y nada te asusta. Y en el momento en que te agrada la soledad, que es un lugar en el que pienso que hay que comprender acomodarse, hay un confort.

A mirarnos a un espéculo insuperable. De nuevo, solos frente al abismo de lo desconocido. Solos frente nosotros mismos. Solos frente a alguien en quien quieres depositarlo todo. ¿Tus miedos y también inseguridades a merced de alguien a quien prácticamente no conoces?

Letra De Arrancame

Te hace una visita un “Yo” extraño que te vuelve a preguntar otra vez lo que te preguntaste en el momento en que te quedaste solo, y resulta que ya eres otro. Lo malo de no temer al planeta es que estás completamente receptivo a lo que ves, escuchas o hueles. Y el planeta es un espacio precioso. Tienes ganas de comerte todo lo que pasa por delante y disfrutas de forma limpia de la belleza, de la bondad y de las demás personas.

Todas esas cosas y mucho más nos las narra en sus canciones, consiguiendo ponernos la piel de gallina y removernos un poquito por dentro. Entre los programas de operación triunfo descubrí una cantante malagueña, de mi tierra, a la que oí por primera vez y me encantó. Su voz, sus letras, con sentimiento, con raíces que logró que la buscara que quisiese tener sus discos y esa es Vanesa Martín.

A querer ser excelentes, a querer cumplir nuestras esperanzas sobre nosotros. Nos obliga a evolucionar. A hacernos cuestiones incómodas.

Y de repente, aparece ella. (Digo “ella” en mi caso. También pasa igual con “él”. Sospecho que marcha igual en todas las direcciones…). Y te percatas de que te atrae tanto que renunciarías a todo por saciar la curiosidad de conocerla. Por supuesto que es mucho más simple predecir que un caballo va a perder la carrera, de ahí que todos envidian a aquel que supo apostar por el único que iba a ganar. Da gusto leer tus expresiones que comparto al cien%, con las que me siento tan reconocido, y sobretodo, en el momento en que se tienen los sentimientos a flor de piel.

Yo siento que siendo insuperable aparece alguien que podría aplastarme con el dedo meñique. Y disfrutas tanto que comienzas a hacer todo lo que te juraste hace un par de meses que nunca harías. Y quieres ir mucho más allá. Al fin y al cabo tu independencia te transporta a ponerte a prueba, y la sensación de estar bien tú solo, te empuja a buscar algo mucho más. En ocasiones la música te escuece dentro, y otras se convierte en magia. Querer a alguien nos transforma, nos ordena a ser mucho más que jamás lo que deseamos ser, a buscar la mejor versión de uno mismo.

Tus temores y también inseguridades a la merced de tu cabeza. Debes enfrentarte contigo mismo. Pensabas que te conocías, pero otra vez debes definirte. Tienes que aceptarte, aguantarte y escucharte. Y a veces lo que uno piensa y lo que uno siente no es lo mismo.