Saltar al contenido

Contrato De Licencia Ejemplo

CONTRAPRESTACION.- Las partes son convenientes en que la presente licencia de uso de LAS MARCAS se otorga a título gratis, por lo que el LICENCIANTE no va a poder reclamar del LICENCIATARIO ninguna cantidad o regalía por este término. USO DE MARCAS.- El LICENCIATARIO se ordena a usar LAS MARCAS en la forma que fueron originalmente registradas, no cambiando en forma alguna exactamente las mismas. Asimismo, LAS MARCAS deberán ser usadas siempre y en todo momento con la leyenda “MARCA REGISTRADA”, sus iniciales “M.R.”, o la sigla ®, y va a deber ofrecer cumplimiento a las disposiciones para la utilización de fabricantes en concepto de la Ley de la Propiedad Industrial.

Sobre todo, es necesario salvaguardar todo lo referente al código fuente del software y aspectos relacionados con su avance y comercialización. La traducción, adaptación, arreglo o cualquier otra transformación de un programa y la reproducción de los desenlaces de semejantes actos, sin perjuicio de los derechos de la persona que lo transforme. Aparte de los aspectos arriba indicados, en nuestro archivo se incluyen otras cláusulas importantes, como las cláusulas de confidencialidad, de garantía del software y de titularidad que se van a comentar a continuación. A exactamente los mismos efectos, dentro del término software entenderá también la documentación preparatoria que sea que se requiere para su empleo, tal como el soporte en el que se facilita el mismo (CD-ROM, DVDs, etcétera.) y todos los complementos necesarios para su ejecución. Por otro lado, si lo que se quiere es pactar el avance o creación de un programa presonalizado, se deberá firmar el pertinente contrato de desarrollo de programa. Aparte de los aspectos arriba indicados, en el propio archivo se tienen dentro otras cláusulas importantes, como las cláusulas de confidencialidad, de forma de uso de la licencia y ámbito geográfico de explotación que se comentarán a continuación.

Documentos Legales Al Alcance De Tus Manos

Los nombres especialistas o de uso común de los artículos o servicios que quieren distinguirse con la marca. No obstante, la Ley de la Propiedad Industrial establece que para conceder el permiso o transmitir algún derecho parcial o total, mediante convenio, deberá hacerse con una licencia que tiene que anotarse en el IMPI. 1.-Descripción de los Servicios que entiende el Soporte Técnico durante el periodo de garantía. El PROVEEDOR garantiza a la Entidad el buen estado operacional de los programas bajo licencia y el medio magnético en que éstos están.

El licenciante en este tipo de contrato es el titular o propietario del software y quien concederá a la otra parte el uso y explotación de él. Gran parte de los programa tienen licencias privadas, y estas solo se tienen la posibilidad de conseguir negociando con el dueño. Para que el proceso quede registrado lo conveniente es que se redacte un contrato de licencia de programa.

¿qué Es Un Contrato De Licencia De Uso?

Pero es esencial que sepas que a fin de que la transmisión de los derechos o, incluso, el permiso de usar la marca sea oponible a terceros, deberá anotarse el contrato que se celebre en el IMPI. El contrato de licencia de uso de marca, es un permiso que otorga el titular o dueño de una marca a otra persona a fin de que pueda usarla para un fin concreto. Para poder celebrar un contrato de licencia de marca, debe existir una marca, y la forma en la que se hace existente en la vida jurídica es teniéndola registrada en el IMPI. La ENTIDAD no tendrá derecho de comercializar o sublicenciar en ninguna forma los programas de balance bajo licencia. Si en las funcionalidades de la ENTIDAD no se encuentran las de la prestación de servicios a terceros por medio de solicitud de información, asesorías o procesamiento recóndito de datos; esta no va a poder efectuarlos con base en los programas bajo derechos, sin la autorización expresa y por escrito del PROVEEDOR.

VIGENCIA.- Este Contrato estará vigente por un período indefinido, y se va a poder dar por terminado por alguno de las partes, sin responsabilidad alguna y sin necesidad de declaración judicial previa. DEFENSA DE DERECHOS.- El LICENCIATARIO coadyuvará en todo lo que resulta posible con el LICENCIANTE a fin de resguardar y mantener los derechos de éste sobre LAS MARCAS, obligándose a entregar cualquier documentación o prueba precisa con tal objeto, o para la defensa de los derechos de LAS MARCAS, primordialmente respecto a su empleo. Ambas partes acuerdan que el LICENCIATARIO está sujeto a la autorización anterior y por escrito del LICENCIANTE para entrenar las acciones legales de protección de los derechos sobre la marca, en términos del producto 140 de la Ley de la Propiedad Industrial. JURISDICCION.- Las dos partes son convenientes de manera expresa que para la interpretación y cumplimiento del presente instrumento, se someten a la jurisdicción y leyes de los tribunales de la Ciudad de México, Distrito Federal, renunciando desde este momento a algún otro hogar presente o futuro que pudiere corresponderles. El contrato de licencia de empleo de marca es un convenio por el que una parte titular o dueña de una marca, nombre comercial o dominio de internet cede a un tercero los derechos de uso y explotación de la misma a cambio del pago de un precio o canon o de manera gratuita.

Dado el caso de que no es lo que hayan firmado, el licenciatario será responsable de pagar a ambos lo mismo para ponerlos en igualdad de condiciones. Pero la verdad es que debe existir un beneficio de valor perceptible para el dueño de la obra musical. Los contratos de licencia únicos no únicos, a diferencia de los anteriores, tienen la posibilidad de ser transferibles o no.

Esa capacitación podrá prestarla de manera directa el PROVEEDOR o bien, a decisión de la ENTIDAD por conducto de un tercero. Para el caso de que los programas bajo derechos requieran ser instalados por el PROVEEDOR, dicha instalación se realizará conforme a lo señalado en nuestro Anexo III. En el caso de que la dependencia requiera cambiar el lugar de la instalación de los programas bajo derechos, esta va a poder realizarse, previa notificación al PROVEEDOR. La utilización de los programas bajo licencia está limitado al hogar de la instalación y a las condiciones de operación de los programas que para tal efecto se necesitan en el Anexo III “Entrega, Instalación y Condiciones de Operación de los Programas”. La ENTIDAD admite y reconoce que los programas bajo derechos son secretos comerciales del PROVEEDOR, as¡ como toda la información o documentación que le sea proporcionada y que haya sido identificada por este como confidencial. El pago pertinente ser cubierto por la ENTIDAD en la manera y términos que se necesitan en el Anexo I antes mencionado.

El contrato de licencia de empleo de marca se utiliza para que la persona que es dueña de la marca le deje a otras personas que quieren usarla que lleven a cabo comercialmente la promoción, producción o como dicen explotación comercial de la misma. Con el objetivo de obtener un mayor posicionamiento y diversificación en el mercado, realizando a la marca más conocida y aumentando su valor comercial. Esto puede ser, pues el dueño de la marca quiere extenderse en coalición con otras personas o por el hecho de que una persona desea usar la marca para un uso en específico comercial. Las Partes tienen que describir la obra objeto de la licencia con el mayor detalle viable, introduciendo información sobre la calidad de la obra que será entregada por el Licenciante al Licenciatario para su empleo. Por poner un ejemplo, el Acuerdo puede detallar que las imágenes digitales objeto de la licencia se entreguen al Licenciatario en un formato, tamaño o ppp ciertos. En este documento se garantiza, de manera expresa, la titularidad o propiedad del programa por parte del licenciante.

Contrario al tipo de contrato previo, un mismo licenciante podrá vender los derechos de uso de marca a un sin número de licenciatarios. Pero no solo eso, el licenciante va a tener asimismo el derecho de explotar por sí mismo la marca al mismo tiempo que el o los licenciatarios. En el momento en que se firma un contrato de empleo de marca exclusivo esto le prohibirá al licenciante cederle los derechos de uso de la marca a otros licenciatarios. En este caso, el que ha firmado el contrato será el único que podrá explotar la marca sin que haya alguna otra competencia. No hay una regulación que dictamine que el contrato de licencia de uso de marca ha de ser oneroso o gratis, por lo cual va a poder ser gratis o pago según los pactos a los que se llegue entre las partes. Cuando se otorga una licencia de este tipo unicamente se estará entregando para su empleo y en ningún momento se va a estar trasfiriendo el título de la marca.

De esta forma, quien sea el dueño o propietario de algún programa podrá conceder su uso a un tercero. Si se decide establecer un precio por la cesión de los derechos de uso va a ser del mismo modo legal en si se hace gratis. Solo que si se desea recibir una paga va a deber mentarse en el archivo y concretar el monto, medios de pago y cualquier otra consideración. Al fin y al cabo, se trata de un contrato en el que el titular del programa da una sucesión de privilegios y claves de acceso a sus clientes del servicio, a fin de que estos puedan usar el programa, a cambio de un precio. Una vez descargado este archivo, exactamente el mismo habrá de ser firmado por todas las partes. El documento va a poder ser firmado por una o múltiples persona física , ya sea en su nombre o a través de un representante adecuadamente autorizado (p. ej. apoderado), o por una o múltiples persona jurídica (como puede ser una empresa, una asociación, etcétera.) por medio de su gerente persona física (p. ej. administrador).

La propiedad intelectual del programa seguirá siendo del titular del mismo, tanto en lo que se refiere a su código fuente y su composición. El contrato de licencia de uso de programa queda sujeto a lo preparado en el Título VIII del Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, regulando, aclarando y armonizando las disposiciones legales actuales sobre la materia. Por otro lado, también será de app lo dispuesto en la Ley 7/1998, de 13 de abril, sobre Condiciones Generales de Contratación tal como lo dispuesto en el Código Civil y en el Código de Comercio español.