Saltar al contenido

Pedir Licencia De Obra Menor

Lo importante, es informarse en el Municipio donde vayamos a efectuar la obra para entender cuáles son las ordenanzas municipales o buscar el consejos de un profesional para que nos gestione todos los trámites en dependencia del tipo de trabajo que vayamos a llevar a cabo en la vivienda. En verdad, es el Ayuntamiento el que establece si hace falta una licencia de obra menor o una licencia de obra mayor, en función del trabajo que se realice. Adjuntado con la petición se aportarán las autorizaciones o reportes que la legislación aplicable exija con carácter antes de la licencia. Asimismo, en el momento en que el acto suponga la ocupación o utilización del dominio público, se aportará la autorización o concesión de la administración titular de este. Ante la ambigüedad del concepto de obra menor por la parte del legislador se hace preciso que hayamos de acudir a la jurisprudencia y la legislación autonómica.

La inercia de los gobernantes, a veces producen estos pésimos entendidos. Al pedir licencia de obras, ya sean inferiores como en su caso, o mayores, se debe satisfacer el ICIO y la tasa de obras, en dependencia del municipio ronda el 4% del total del total de la obra solicitada. Según la jurisprudencia, “obra menor” es un concepto jurídico indeterminado que se debe de precisar caso por caso (vía casuística) y en cuenta al volumen de las proyectos, a la transcendencia o peligro para la efectividad de la ordenación urbanística, y a la dificultad o sencillez del proyecto. En España la petición de licencia de obra es obligatoria puesto que es el modo de asegurar el cumplimiento de la normativa vigente y asimismo de procurar una adecuada ejecución de las proyectos en el marco legal. Tratándose como se trata de una competencia municipal, son los municipios los responsables de ofrecer contestación a la cuestión de cuánto cuesta una licencia de obra menor.

Pedir Licencia Para Un Baño Que Se Realizó Hace 7 Años

En ella vamos a dejar bien claro que vamos a hacer buen empleo de la licencia que nos otorguen y no llevaremos a cabo ninguna otra obra que se escape de los términos prefijados por el municipio. Esa declaración responsable puede ser utilizada en nuestra contra, si decidimos exceder las condiciones fijadas e, incluso, podemos llegar a ser sancionados por este motivo. Lo que sí debes tener en cuenta es que la licencia de obra menor frecuenta tener una fecha de caducidad. Así que si no quieres problemas, cumple con el trámite y pide la licencia de obras menores en tu Ayuntamiento para la reforma que vas a efectuar. La normativa urbanística municipal, exige comunicar a la autoridad urbanística este tipo de obras menores por medio de una “licencia de obras inferiores”.

Es neutral por el hecho de que se entrega sin perjuicio de tercero, con lo que concede tributo a la neutralidad de la licencia respecto de los derechos privados que pueden afectar a la finca u obra en cuestión. Las situaciones jurídico-privadas existentes entre el solicitante y terceras personas no tienen la posibilidad de verse afectadas por la concesión de la licencia urbanística, puesto que se comprende otorgada, salvo el derecho de propiedad y sin perjuicio de tercero. Una obra menor se identifica por ser simple a nivel técnico, constructivo y económico. Tampoco requiere de ningún emprendimiento técnico y el presupuesto suele ser reducido.

Cada uno dispone de sus costos y normativas, aunque, en varias localidades se ha suprimido la llamada ‘tasa urbanística’ por lo que es posible que, si estás pensando en soliciar uno de estos permisos, la petición salga gratis. En este sentido merece la pena destacar que puede trabajarse tanto en el interior de la vivienda como en la fachada o la cubierta, por poner un ejemplo, mientras que no se modifique la composición. Esa se encuentra dentro de las condiciones fundamentales y, junto a ella, asimismo la de ser una intervención simple y de bajo coste. [newline]Las reformas de gran calado implicarían la necesidad de solicitar una licencia de obra mayor. Pero más allá de lo que pueda suponer para el conjunto del hogar armarse con rodillo y pintura o ponerse a picar una pared para unificar el espacio de cocina y salón, se debe tener claro que, en no pocas oportunidades, hay que rendir cuentas ante la administración. Las licencias de proyectos o licencias urbanísticas son los privilegios requeridos por las instituciones para lograr arrancar estos y otros proyectos.

Pasos De Los Inspectores En Una Inspección Técnica De Edificios

En función de las dimensiones de la intervención, eso sí, tenemos la posibilidad de distinguir entre la licencia de obra menor y licencia de obra mayor. Cada Ayuntamiento es el responsable de requerir al usuario la documentación pertinente para la petición de obra menor. Lo más frecuente, es que solo se requiera rellenar el formulario y enseñar una fotocopia del DNI y la dirección del lugar donde se marchan a efectuar las obras. Además de esto, a fin de que la administración logre calcular el plazo de caducidad de la licencia, probablemente en el impreso a completar deban indicarse las obras y reformas que se desean realizar. Al tratarse de una licencia de este género, no es requisito enseñar ninguna documentación adicional.

En la situacion de las licencias de obra mayor, asimismo habrás de afrontar los honorarios del arquitecto o ingeniero responsable del proyecto. Al igual que en el caso previo, va a ser la entidad municipal la que se encargue de poner un precio a la licencia de obra menor. Las tasas que se pagan se calculan dependiendo del género de obras que se marchan a llevar a cabo. Para hacernos un concepto, se calcula que el precio de una licencia de obra menor puede oscilar entre el 3% y el 5% del presupuesto total de las proyectos. La licencia de obra menor es un documento que expide la administración municipal con el fin de autorizar o ofrecer permiso a la realización de una sucesión de trabajos.

La licencia de obra menor es, por tanto, un documento imprescindible si deseas efectuar algunas reformas en tu casa o en el local, un permiso que se solicita en el Municipio y que, probablemente, logres gestionar de forma telemática. Cuando tengas esta licencia, podrás empezar las obras que quieras, pero vas a estar amparado por el marco legal. Y lo hacemos imaginando que deseamos realizar una pequeña reforma en un cuarto de baño.

Una vez presentada exactamente la misma, con su documentación completa y abonadas las tasas, se tienen la posibilidad de iniciar las proyectos. Siguiendo a Corral García, sería favorable y deseable que por vía normativa o de ordenanza local se concretarán y relacionarán esos géneros de obra que tienen la posibilidad de ser consideradas como inferiores. Una licencia de proyectos es un trámite que se solicita comunmente en los Municipios, en el departamento de Urbanismo de exactamente los mismos.

Específicamente vamos a reemplazar la encimera del lavatorio por una de una compañía de mármoles a la medida. Lo que está establecido es que, en principio, cualquier reforma que afecte a una ojeada y un mantenimiento de una vivienda no requiere un permiso de obra. Por consiguiente, los alicatados solados o enyesados, cambiar ventanas o instalación y substitución de persianas o barandillas, el cambio de sustitución de instalaciones eléctricas, fontanería o calefacción, pintar paredes o azulejos y realizar reformas secas , no necesitarían permiso de obra.

Para obtener un presupuesto personalizado contacta con los profesionales de tu región. Escoge al profesional que te va a ayudar a solucionar el trámite de manera rápida y sencilla. Este Ubicación Web emplea cookies propias y de terceros primordiales para su funcionamiento, para investigar su actividad de navegación y utilización con fines publicitarios. Para aceptar todas y cada una de las cookies pulse en «Aceptar todas y cada una» y para cambiar su configuración o rechazarlas, pulse en «Opciones». No se trate de edificaciones fuera de ordenación o de inmuebles y conjuntos protegidos.

En la Red social Autónoma de Galicia se establece en el producto 195.3 de la Ley 9/2002, de 30 de diciembre, de Ordenación Urbanística y Protección del Medio Rural de Galicia, que “Se exceptúa de la necesidad de presentación de emprendimiento técnico la ejecución de obras o instalaciones inferiores. En ningún caso se entenderán como tales las parcelaciones urbanísticas, los muros de contención, las intervenciones en inmuebles declarados recursos de interés cultural o catalogados y los grandes movimientos de tierra”. Sea como sea, te es conveniente tener claro qué género de obra vas a hacer, ya sea tu casa o lugar de trabajo. Antes decíamos que no era preciso anticiparse en demasía a la hora de pedir una licencia de proyectos inferiores, pero esto no debería aplicarse a la hora de pedir un permiso para obras mayores. Los trámites no deberían costarte más tiempo, pero es verdad que en el municipio requerirán un modelo de proyecto técnico que debe ser recibido por la institución. De no hacerlo, la oficina municipal de Urbanismo estará en su derecho de denegarnos los privilegios y, por consiguiente, impedirnos llevar a cabo las proyectos que queríamos realizar.

La licencia de proyectos inferiores piensa un desembolso económico a tener en consideración. De ahí que, en el momento en que los trabajos consisten en variar la configuración arquitectónica de los elementos del edificio, se considera obra mayor y las obras que no afecten a ningún elemento estructural, se considerarán obra menor. En ningún sitio, viene recogida la obligatoriedad de tener que contratar a una empresa para realizar las obras, pero por inercia se solicita el presupuesto de obras, asumiendo que la obra la va a realizar una compañía, no todo el planeta tiene la aptitud de efectuar sus proyectos de reforma.