Saltar al contenido

Sagrada Familia Licencia Obras

La Sagrada Família es uno de las edificaciones más frecuentados de Barcelona, con 4,5 millones de visitas anuales dentro del templo y sobre 20 millones en los ámbitos. Esta intensidad del empleo del espacio público y asimismo del transporte público de la región ha llevado a suscribir compromisos para prosperar los servicios ciudadanos y el espacio público. El archivo fue firmado por el arquitecto jefe de la Junta Constructora, Jordi Faulí, y consiguió el visto bueno del departamento de licencias de obras del Consistorio el 6 de junio de 2019. Finalizar la testera de la Glòria —con sus capillas, las torres y los plataformas— es la partida más alta del presupuesto. Para finalizar las sacristías y la capilla de la Assumpta se calculan algo mucho más de 37 millones de euros y otros 28 para la sacristía de la torre del Naixement.

Con la regularización de las proyectos, la fecha de finalización de la construcción de la Sagrada Familia dejó de ser un chiste para los barceloneses y para los una cantidad enorme de turistas que llevan años visitando el templo en construcción. Esteve Camps declaró en la rueda de prensa que se prevé terminar en 2026 la verticalidad de la obra, la finalización de las torres y parte de la fachada. La licencia prevé una gran rehabilitación con aumento de volumen y la ejecución de las proyectos de edificación del templo, que consta del edificio principal, múltiples torres de distintas alturas y 2 plantas de sótano.

Acuerdo Histórico Con La Sagrada Família, Que Aportará 36 Millones Para Prosperar Su Ambiente

En un principio, la licencia tenía un importe superior, pero se le ha aplicado una bonificación del 65% porque era un equipamiento cultural y espiritual impulsado por una entidad sin ánimo de lucro. Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus enfrentamientos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, trabajó en las partes de economía, política y deportes. Es diplomada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS. El Plan Especial Urbanístico aprobado por el pleno del ayuntamiento en el mes de febrero pasado contempla la construcción de un enorme voladizo de cemento que sería la primera parte de la escalinata que el templo quiere construir sobre la calle de Mallorca.

En el año 1885 se solicitó la licencia al Municipio de Sant Martí de Provençals y esta cuestión jamás se había abordado hasta la actualidad, más de 130 años después. La primera intervención importante fue la apertura de la Avenida de Gaudí, que probablemente habría complacido al propio arquitecto, pues se acercaba a una de las visuales que había dibujado para contemplar el templo. En el año 1928 se urbanizó la plaza de la Sagrada FamIlia (la adquisición de estos terrenos se decidió en 1922, en vida de Gaudí); y, en el año 1978, la plaza de Gaudí. En 1976, el Plan General Metropolitano reservó como transformación en región verde la parte central de ámbas manzanas entre las calles de Mallorca, Marina, Sardenya y la avenida Diagonal, de unos sesenta metros de ancho.

La regularización de la licencia de proyectos es el resultado de un trabajo conjunto entre el Ayuntamiento y la Sagrada Familia, que han colaborado estrechamente durante los dos últimos años. El pasado octubre las dos instituciones firmaban un convenio para regularizar la licencia de obras y contribuir a nivel económico a la urbanización, la movilidad y el mantenimiento del ambiente. La Junta Constructora del Temple Expiatori de la Sagrada Família ahora tiene la licencia de proyectos del templo después de que esta mañana el Municipio de Barcelona le haya hecho entrega formal de esta en un acto que tuvo sitio en el Salón de la Localidad del consistorio. El acto fué encabezado por el presidente encargado de la Junta Constructora, Esteve Camps, y por la segunda teniente de alcalde, Janet Sanz.

Colau Y La Sagrada Familia Acuerdan La Regularización De Las Obras Tras 133 Años Sin Licencia

Con ello, se regula de manera definitiva la licencia de obras, pedida por el templo en 1885, y se pone punto y final a un par de años de trabajo conjunto entre el Municipio y la Sagrada Familia. El mes pasado de octubre las dos instituciones firmaban un convenio para regularizar la licencia de proyectos, que contemplaba la redacción de un plan especial que incluía el grupo del emprendimiento de Gaudí y proponía para una etapa posterior la ejecución del nártex de la fachada de la Gloria. El plan fue aprobado por el Municipio de Barcelona a fines de febrero, y el mes pasado de junio el consistorio concedía la licencia.

A lo largo de los 43 años de dedicación al templo, Antoni Gaudí fue cambiando aspectos del proyecto, de manera que lo que hay en la actualidad en construcción difiere en bastantes puntos de lo que se presentó en el año 1885 y se corresponde con lo que dejó definido en planta, sección y alzados —así como en maquetas— antes de su muerte. Gaudí procuró la máxima amplitud viable para el templo y propuso una relación permeable con la ciudad que no sigue siempre estrictamente el límite de la parcela, sino propone elementos que sobrepasan este límite con espacios de uso público en su interior. No obstante, la Sagrada Família ha comprado un precio muy por debajo de lo que le correspondería porque se ha beneficiado de una rebaja del 65% al ser un equipamiento cultural y religioso. El templo lleva más de un siglo en construcción, pero a lo largo de todo este tiempo se trabajó sin permiso de obras. La primera piedra se colocó el 19 de marzo de 1882 bajo las órdenes de Francisco de Paula del Villar, pero no fue hasta 1885 en el momento en que el arquitecto catalán, Antoni Gaudí, presentó formalmente la solicitud del permiso de obra al Ayuntamiento de Sant Martí de Provençals (municipio que entonces se uniría a Barcelona).

Todos estos espacios acogerán usos culturales vinculados al templo, como el museo, servicios de acogida de visitantes, servicios de seguridad, servicios para el personal de la Basílica, instalaciones climáticas y otros. La Basílica de la Sagrada Familia transporta 137 años en construcción, tiempo a lo largo del como ha continuado a la espera de una contestación sobre la petición de permiso que presentó en 1885 al Municipio de la localidad de Sant Martí de Provençals, establecida hoy en día como vecindario de Barcelona. Esta solicitud, que ya explicamos en un producto anterior, venía acompañada de un chato de la planta firmado por Antoni Gaudí. Además de esto, han constituido una asociación de vecinos afectados por la Sagrada Familia, y han anunciado elementos a la modificación del Plan General Metropolitano de la calle Provença y al Plan Particular Urbanístico Integral de la manzana del templo. El Consistorio apunta que la autoliquidación realizada incluía las proyectos fabricadas en los “últimos años” —sin precisar desde cuándo, teniendo en cuenta que el ritmo constructor se aceleró a partir de este milenio— y las proyectos futuras. “Hay que tener en consideración, sin embargo, que es una liquidación provisional y que se va a hacer la definitiva cuando concluyan las obras para realizar los ajustes que sean necesarios”, comentan fuentes municipales.

Esta fase también requerirá la aprobación de un instrumento de planificación urbanística, así como ha ocurrido en el caso de la licencia de proyectos. Para definir los instrumentos precisos y su contenido, se crearán unas comisiones de trabajo conjuntas con el Ayuntamiento de Barcelona de las que formarán parte el propio Consistorio, la Fundació, vecinos y vecinas y entidades de la región. La teniente de alcalde de Urbanismo de Barcelona, Janet Sanz, y el presidente delegado de la junta constructora del templo, Esteve Camps, han explicado que el pacto se ha formalizado después de dos años de trabajo conjunto. Comprenden, asimismo, que esa legalización urbanística no se puede discutir por el hecho de que el templo jamás tuvo licencia de obras del Municipio de Barcelona y eso supone “que el presupuesto de las proyectos sobre el que se debería utilizar el ICIO ha de ser de todo el edificio y no solo de las proyectos atentos de ejecución”. En opinión de los denunciantes, aplicar el ICIO sobre las obras futuras comportaría un “inaceptable trato de favor fiscal a los promotores del edificio, que no tributarían por las proyectos ejecutadas sin licencia”. Para Sanz, la concesión de la licencia “pone orden” a unas proyectos que se han desarrollado fuera de normativa durante mucho más de un siglo.

El Plan Especial recopila el conjunto del emprendimiento de Antoni Gaudí con ciertos pequeños ajustes para reducir la ocupación de la calle. La primera piedra del templo de la Sagrada Familia se colocó en 1882, según el proyecto del arquitecto Francisco de Paula del Villar. Antoni Gaudí entró a dirigir las proyectos en noviembre de 1883, y, un par de años más tarde, en 1885, firmó una planta del templo que la Junta Constructora presentó al Ayuntamiento de Sant Martí de Provençals para la petición del permiso de obra.

En este momento desde el consistorio deben confirmar que todas y cada una de las normativas están bien y que todo se amolda a los planos pactados con Colau. Guarda mi nombre, correo y web en este navegador para la próxima vez que comente. De forma personal, Itxaso asimismo ha presentado todos estos elementos, y reclama que se termine el templo acatando los límites de los vecinos. El representante de la Asociación de Vecinos de la Sagrada Familia, Joan Itxaso, ha explicado a EFE que los vecinos han presentado un recurso contra la concesión de la licencia municipal, al constatar que las alegaciones presentadas “no han sido tenidas presente”.